La Moringa o también llamado árbol de la vida, puede llegar a conseguir los ocho metros de altura, con ramas que se alargan abiertas como un paraguas. La bibliografía sobre la composición de la moringa informa de que el polvo seco que se obtiene de sus hojas es muy abundante en Proteínas (27% en peso), Vitamina A, Calcio (2 g por 100 g de polvo de hoja seca), Potasio y Vitamina C (17 mg por cada 100 gramos). Objeto de varios estudios en diferentes partes del planeta, esta clase de hierba proveniente de Asia y África, es como una promesa en la pelea contra el hambre.

La mayoría de los estudios sobre las características benéficas de la moringa se han realizado in vitro o en animales; entonces, se desconocen las dosis primordiales para producir algún efecto benéfico en humanos. Por otro lado, ya que los nutrientes potenciales son muchos y los escenarios de sustancias antinutricionales bajísimos, no conseguimos encontrar argumentos en contra del consumo de la planta.

Más allá de ser todavía un poco desconocida la moringa es un auténtico manantial de salud que transporta en sus hojas, raíces, flores y semillas, un aporte de características contra las bacterias, antioxidantes y mineralizantes que merece tengas presente. Para todos los que busquen incrementar su ingesta de aminoácidos y proteínas de origen vegetal en la moringa encontrarán una inmejorable aliada. Esta planta clasificada como superalimento es un óptimo suministro para el cuerpo de proteínas directas a realizar mejor la piel y nuestros tejidos cartilaginosos, a través de la concentración de aminoácidos fundamentales presentes en sus hojas. Vegetarianos y primordialmente veganos aumentarían su ingesta de proteínas añadiendo en su dieta la moringa.

La moringa oleifera, también llamada árbol de la vida es una planta medicinal que tiene un elevado contenido de vitaminas y minerales como hierro, carotenoides, quercetina, vitamina C, polifenoles, ácido clorogénico, etc, que le proponen un fuerte efecto antioxidante y antiinflamatorio. Es utilizada para tratar algunas patologías respiratorias, bajar la ansiedad, en la pérdida de peso y de hecho controlar la glucosa sanguínea en diabéticos. Además, aún hay pocos estudios en humanos que comprueben todos sus beneficio y que describan las dosis en que debe ingerirse.

Su nombre científico es Moringa oleifera,​​​​​ y su parte más utilizada es la hoja, que es donde está la más grande concentración de antioxidantes, que tienen la oportunidad de ser consumidas asi sea con fachada de té, cápsulas o polvo, logrando ser comprada en tiendas de productos naturales, herbolarios, tiendas en internet y farmacias de manipulación.

La Moringa tiene diferentes características que podrían sugerir beneficio para la salud. Según algunos estudios podría utilizarse para:

  • Aumentar la aptitud respiratoria, prestando asistencia a batallar patologías, como entre otras cosas cosas el asma.
  • Prevenir la diabetes, debido a que tiene características que asisten a regular el estrés oxidativo, lo que decrece los niveles de azúcar en la sangre, continuando la protección contra el daño celular.
  • Proteger el corazón, evitando la absorción de colesterol en el intestino y la formación de placas de grasa en las arterias, disminuyendo así el deber de sufrir patologías cardiovasculares.
  • Regular la presión arterial, debido a que optimización la circulación sanguínea por su efecto vasodilatador.
  • Ayudar en la pérdida de peso por contener fibras y elevada proporción de proteínas que asisten a aumentar la sensación de saciedad;
  • Prevenir y combate la anemia, debido a que sus hojas tienen una elevada proporción de hierro (105 mg por cada 100 g), favoreciendo al aumento de los glóbulos rojos;
  • Aumentar las defensas del organismo debido a que tiene sustancias antioxidantes como polifenoles, vitamina C y betacaroteno que estimula el sistema inmune;
  • Posee efecto antiinflamatorio y analgésico debido a que contiene isotiocianatos, quercetina y ácido clorogénico, que son sustancias que ayudan a bajar el avance inflamatorio, pudiendo calmar los síntomas de patologías como el reumatismo, artrosis o la inflamación de la próstata por ejemplo;
  • Proteger e humectar la piel, debido a que tiene dentro vitaminas B1, B2, B3, B6, C, E y A, favoreciendo la cicatrización de la piel;
  • Mejorar la salud del sistema digestivo, previniendo o tratando úlceras estomacales y prestando asistencia a batallar el estreñimiento por su contenido prominente de fibras;
  • Ayudar a tratar las hemorroides, debido a que optimización la circulación sanguínea ocasionando un efecto vasodilatador;
  • Mejorar la visión gracias a su contenido prominente de betacaroteno, el cual es un ingrediente precursor de la vitamina A;
  • Ayudar a bajar los efectos de la menopausia, debido a que asiste para sostener los niveles de inflamación y de estrés oxidativo durante esta etapa, favoreciendo un balance natural de las hormonas que están perjudicadas durante esta etapa. Vea cómo cubrir los síntomas de la menopausia.